El Obraje

Forma parte del sistema jesuítico de Alta Gracia. Estaba destinado a la producción artesanal y enseñanza, allí se encontraban los telares y la carpintería, una despensa, horno y dos oficinas.

Las habitaciones se organizan al igual que en la Residencia (museo), alrededor de un patio. El salón principal y el resto de la construcción se cubren con bóvedas de ladrillo y cal.

Actualmente funciona allí un Instituto Secundario.